Confesiones de un “Refugiado Climático”

Opinión

Confesiones de un “Refugiado Climático”

¿Alguna vez te ha pasado que cuando dices que vienes de Barcelona, la gente te mira con cara de asombro y suelta la típica frase: "¿Cómo puedes vivir en Munich con el 'buen tiempo' que siempre hace en Barcelona?"? Está claro que si no eres de Barcelona no te habrá pasado nunca, pero a mí me pasa más a menudo de lo que debería.

La gente tiene esta extraña idea de que el "buen tiempo" significa sol todo el día, todos los días. Pero, en serio, eso no es para nada lo que yo considero "buen tiempo". Déjame que te cuente mi historia sobre el clima y por qué creo que Munich es mi lugar ideal.

Primero y principal, el tiempo en Munich es como un espectáculo de variedades. Hay días lluviosos, días soleados, y todo en proporciones tan equilibradas que parece que alguien se está esforzando por mantener la paz meteorológica. En Barcelona, en cambio, la lluvia es un unicornio raro que no se ve hace más de 30 meses. ¿En serio? La sequía es tan extrema que hasta regar las plantas de jardín va a estar pronto prohibido.

Me considero un "refugiado climático" porque, en serio, Munich me ofrece algo más equilibrado. Sí, los inviernos son fríos, pero nada comparable a esa humedad que se mete en los huesos.

Ah, y no olvidemos el tema de la humedad en Barcelona. En invierno, te congelas hasta el tuétano, y en verano, el calor es como un abrazo sofocante que no te suelta ni de noche. Y para dormir, ¡olvídate! Las noches de verano son un horno y el aire acondicionado se convierte en tu mejor amigo. Todo el verano.

Me considero un "refugiado climático" porque, en serio, Munich me ofrece algo más equilibrado. Sí, los inviernos son fríos, pero nada comparable a esa humedad que se mete en los huesos. Y la lluvia, ¿qué te digo? En Munich puedes salir a la calle si está lloviendo y no pasa nada, no como en Barcelona, donde la lluvia (cuando hace acto de presencia) es como una inundación bíblica.

Y los veranos en Munich, ¡ah, los veranos! Calor sí, pero con una vegetación que rebosa frescura. No hay playa, es verdad, pero tienes piscinas públicas increíbles, ríos y lagos enormes que son como "pequeños mares". En Barcelona, todo es playa, pero a veces uno necesita más que arena y sol, ¿no?

Bueno, a fin de cuentas, esto es solo mi opinión de mierda basada, eso sí, en mi experiencia viviendo en ambos lugares. No obstante, sé, me consta, que hay gente que necesita sol todos y cada uno de los días del año, y bueno, ¡ese es su problema! 

Cada loco con su tema… ¡Salud!